Fernando de Casas Novoa

Fernando de Casas Novoa y la fachada del Obradoiro

Fernando de Casas Novoa fue un arquitecto español. Considerado como el máximo exponente de la arquitectura barroca en Galicia.

Fernando de Casas Novoa  Nació alrededor del año 1670 bajo el seno de una familia humilde. Comenzó a trabajar en el claustro de su maestro fray Gabriel Casas.

Fernando de Casas Novoa

En 1711 Fernando de Casas Novoa reemplazó a su maestro, fray Gabriel Casas, responsable de las obras del claustro de la catedral de Lugo, finalizadas en 1714.

En dicha obra y en los conventos de los Capuchinos en Coruña y Santiago se adoptó Belvis dominicano de soluciones clásicas, inspirado en la arquitectura del siglo XVI.

Sin embargo, desde el año de 1725 Fernando de Casas Novoa evolucionó hacia el barroco más esencial y vibrante con sus obras maestras:

La Capilla de Nuestra Señora del Ojo Grande en la catedral de Lugo, y, principalmente, la fachada del Obradoiro, la catedral de Santiago de Compostela

Donde el movimiento, la decoración y los efectos de flotabilidad crean un barroco impresionante por parte de Fernando de Casas Novoa

Tambipen te puede interesar: Los 50 mejores arquitectos españoles

Fernando de Casas Novoa y la Catedral de Compostela

La Catedral de Santiago de Compostela es la sede de la diócesis del mismo nombre en la región de Galicia, al oeste de la Península Ibérica, al noroeste de España.

La tradición de la Iglesia Católica Romana dice que fue construida en el lugar donde se encontró la tumba del apóstol Santiago el Mayor: después de la crucifixión de Jesús, Santiago habría pasado seis años predicando por Hispania y al regresar a Judea, fue decapitado en el año 44 bajo las órdenes del rey Herodes.

La misma tradición dice que su cuerpo fue depositado en un sarcófago de piedra y llevado en barco hacia la Península Ibérica, desembarcando en Padrón, aldea perteneciente a la diócesis de Iria Flavia.

En 813, el obispo Teodomiro de Iria Flavia identificó un pequeño templo romano, cuyo interior era un sarcófago con el nombre del apóstol Santiago.

El obispo había dicho que un camino de estrellas lo había dirigido hacia la tumba, marcada por una estrella fija siempre reluciente: era el Campus Stellae, el campo de estrellas, y luego Santiago de Compostela.

Poco después del descubrimiento, el rey Alfonso II el Casto (791-842) ordenó la construcción de una iglesia alrededor del llamado edificio romano.

Durante el reinado de Alfonso VI (1072-1077), en 1075, la paulatina intensificación de las peregrinaciones, acompañada de la reducción de la presión islámica en la región, favoreció una nueva construcción bajo la dirección arzobispal de Diego de Peláez (1070-1094).

La catedral románica de planta de cruz latina fue construida en bloques de granito, cubierta con losas del mismo material.

La iglesia está organizada en una nave principal y el crucero tiene tres naves, girola en el ábside y todo el perímetro está cubierto por una tribuna.

Solo unas pocas capillas del deambulatorio conservaron elementos del arte románico, ya que las capillas laterales añadieron elementos de diferentes épocas, que las dotaron de una individualidad propia, estando dispuestas a lo largo de todo el templo.

El interior de la catedral tiene naves laterales cubiertas con bóveda de crucería, técnica utilizada en la Antigua Roma: es la intersección en ángulo recto de dos bóvedas de cañón. Por lo tanto, resulta en un tramo cuadrado, con cuatro arcos semicirculares en los lados y dos arcos elípticos a lo largo de las diagonales.

La nave central, en cambio, tiene una bóveda cilíndrica sostenida por arcos de refuerzo y un triforio con un cuarto cilíndrico.

El cuadrilátero que conforma el exterior de la catedral tiene una variedad significativa, ya que cada recinto es diferente de los demás y recibe un nombre específico, relacionado con el espacio inmediatamente adyacente a él.

La fachada norte, denominada “fachada de la Acibechería” (de regreso a la región de los artesanos azabeches) fue construida en estilo neoclásico por Ventura Rodríguez y Lois Monteagudo en 1769.

La fachada sur, denominada “fachada de las Praterías” (cercana a la concentración de los artesanos de la plata), fue construida en estilo románico entre 1103 y 1117, un referente importante en cuanto a la iconografía religiosa que allí se registra.

La fachada oriental, denominada “Fachada da Quintana” (ubicada cerca del mercado – quintana), construida por Domingo de Andrade en 1700 en estilo barroco, al igual que la Porta Santa en 1611, que solo se abre en los años santos del Jubileo.

La fachada occidental, conocida como “Fachada del Obradoiro” (frente a la obra para la construcción de la catedral), diseñada por Fernando de Casas Novoa, 1738-50, es una combinación de piedra y vidrio, destacando en el cuerpo central

Los grandes ventanales y los elementos característicos del arte barroco, como las líneas entrelazadas, sinuosas y la masiva concentración de información iconográfica que conforman el programa iconográfico. Es una obra maestra de Fernando de Casas Novoa

La fachada del Obradoiro de Fernando de Casas Novoa  se construyó para reemplazar la fachada románica en mal estado, que custodiaba la entrada a la catedral a través del llamado Portal da Glória, esculpido por el maestro Mateo, terminado en 1188.

Es un ejemplo muy importante de escultura románica, presente en un pórtico de 3 arcos: la entrada a la catedral, el final del Camino de Compostela, donde se detuvieron miles de peregrinos y allí pusieron las manos y repitieron su profesión de fe: “ ¡Señor, yo creo! ”, Uniéndose a los demás en los servicios religiosos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Categorías

Los más demandados

4.6/5

Te podría interesar...

¡Compártelo!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
0
    0
    Carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar a la tienda