Oscar Niemeyer

Oscar Niemeyer: El arquictecto de las curvas

«Mi arquitectura ha seguido viejos ejemplos: la belleza que prevalece sobre los límites de la lógica constructiva. Mi trabajo continuaba, indiferente a las inevitables críticas promovidas por quienes se tomaban el trabajo de examinar los mínimos detalles. Basta pensar en Le Corbusier, que me dijo una vez sobre la rampa del Congreso: «Aquí hay invención».  Oscar Niemeyer

Oscar Niemeyer

Biografía de Oscar Niemeyer

Oscar Niemeyer Nació el 5 de diciembre de 1907, en Rio de Janeiro, Brasil. Desde temprana edad a Niemeyer le gustaba dibujar por lo que su madre apoyo su arte. Oscar Niemeyer nació en una familia dinerada, por lo que vivió gran parte de su juventud un estilo de vida bohemia.

Oscar Niemeyer se casó antes de culminar la escuela en Barnabitas College en 1923, posteriormente se licenció en arquitectura en 1934 en la Escuela Nacional de Bellas Artes de Río de Janeiro.

Su primer trabajo fue en un taller de diseño para su antiguo maestro, Lucio Costa. Lucio es el fundador de la arquitectura Art Nouveau brasileña. Costa encomendó el diseño a Niemeyer del edificio del Ministerios de Educación y Salud.

En este mismo proyecto fue contratado Le Corbusier por lo que Oscar Neimeyer aprendió mucho de este grande de la arquitectura, el edifico fue terminado en 1936, en la actualidad recibe el nombre El Palacio Gustavo Capanema.

Costa y Niemeyer trabajaron juntos en muchos proyectos, incluido el diseño y planificación de la ciudad de Brasilia.

En 1940 el arquitecto Niemeyer fue contratado para diseñar la Iglesia de San Francisco de Asís, para este diseño rechazó lo ortogonal del modernismo y decidió seguir su instinto utilizando curas y formas. La idea del arquitecto es que la arquitectura debe buscar armonía con la naturaleza.

Los bocetos de Niemeyer eran poco ortodoxos, se inspiraba en desnudos femeninos para crear estas curvas agradables con bordes suaves en sus diseños.

Como era de esperar, el diseño de la iglesia fue controvertido y en realidad no abrió durante casi 20 años después de su finalización.

En 1947, Oscar Niemeyer trabajó por segunda vez con Le Corbusier desarrollando el edificio de las Naciones Unidas en la ciudad de Nueva York. Al inicio trabajaron por separado para crear un diseño característico de cada arquitecto, pero fue una combinación de los dos esquemas lo que finalmente fue aprobado por la Junta de Diseño.

El edificio se terminó en 1953. Niemeyer regresó a Brasil, donde su colaboración con Le Corbusier le había ganado un gran orgullo y respeto nacional.

Juscelino Kubitschek, ex presidente de Brasil en 1956 ordenó la construcción de una nueva capital, con edificios modernos que sean una pieza de arte, para esto contrató a Niemeyer para diseñar cada uno de los espacios públicos de Brasilia.

En este proceso de diseños de monumentos creció su amor por lo natural, las curvas femeninas, espacios abiertos como podemos apreciar hoy en día todo lo que construyo en esa época.

Sus construcciones son muy admiradas por sus diseños individuales, si las combinas, muestran que la ciudad está moldeada por las ambiciones de Niemeyer. Si miras fotos de Brasilia desde arriba, definitivamente puedes ver la mano de Niemeyer en la planificación de la ciudad.

Después de la inauguración de Brasilia en 1960, regresa a Rio de Janeiro y sigue su carrera con el mismo estilo que adopto para diseñar la cuidad. Obtuvo proyectos como El Complejo Universitario de Constantina en Argelia en 1968, El Centro Cultural De La Haya en 1982, El Centro Cultural América Latina en San Pablo 1992, Museo de arte contemporáneo de Nigeria en Rio 1996 y el museo de Arte Plástico en Curitiba 2003.

A lo largo de su vida profesional ha recibido muchos reconocimientos internaciones entre ellos el Premio Pritzker en 1988.

También te puede interesar: Zaha Hadid, La dama del arte contemporáneo

Construcciones emblemáticas de Oscar Niemeyer

El Ovni

El Museo de Arte Contemporáneo de Niterói es de las construcciones más conocidas de Oscar Niemeyer y del ingeniero Bruno Contalini. Este edificio es de color blanco puro haciendo contraste con el azul del cielo.

Visto desde el cielo, parece semillas germinadas. El volumen principal del museo es un edificio circular blanco, la pendiente roja que conduce a él dibuja una hermosa curva.

El diseñador dice que el Museo de Arte Contemporáneo de Niterói, está inspirada en una flor, pero nosotros lo conocemos como OVNI porque parece que se asentó en el terreno y nunca se fue. Desde aquí puedes ver la ciudad de Rio de Janeiro, la roca Pon de Azúcar y la Bahía de Guanabara.

Es un museo con la forma de la obra de Oscar Niemeyer, quien ha creado muchos edificios con curvas suaves. Es un edificio sencillo pero encantador que es tan bueno como las obras de arte que alberga.

Se necesitaron cinco años para construir un edificio de cuatro pisos tallado en un área de 2.500 metros cuadrados. Se consumieron 3,2 millones de metros cúbicos de hormigón, suficiente para construir un edificio de 10 pisos.

El edificio tiene 50 metros de diámetro y está tratado térmicamente, es impermeable. Esta estructura puede soportar un peso de unos 400 kilogramos por metro cuadrado y velocidades de viento de hasta 200 kilogramos por hora.

La catedral de Brasilia de Oscar Niemeyer

Esta fue la primera en diseñar Oscar Niemeyer quien comenzó su construcción en 1958 y se terminó en 1970.

La belleza de la enorme vidriera, que se extiende sobre 16 pilares que dibujan un arco espléndido, llama la atención del espectador.

Son 16 columnas de hormigón que pesan 90 toneladas cada una tienen una estructura hiperbólica. Expresan «manos de oración», pero son diseños novedosos que renuevan el concepto de la arquitectura catedralicia de esa época, dejando una fuerte impresión en el espectador.

Cuenta con una piscina circular de 12 metros de ancho y 40 centímetros de profundidad se construye alrededor del edificio y se llena de agua. Este no es solo el efecto de reflejar la luz para embellecer la catedral, sino también el propósito de crear frescor mediante la ventilación natural mediante el calor de la vaporización.

Al ingresar a la catedral desde el paso subterráneo debajo de esta piscina, que es totalmente oscuro, al entrar en el interior de la catedral, quedará impresionado por la deslumbrante luz que allí se desborda, es el impacto visual que el arquitecto quiso generar.

En el centro, tres ángeles cuelgan del techo mediante un cable metálico. El más grande de ellos mide más de 4 metros y pesa más de 300 kilogramos. El techo está fabricado en fibra de vidrio 16 en azul, verde, blanco y marrón. La luz que atraviesa este techo crea una atmósfera majestuosa en la habitación.

Oscar Niemeyer fallece a los 104 años, trabajó en su estudio en la costa de Copacabana, dejó un gran legado, una hermosa ciudad llena de esculturas, tuvo el honor de trabajar con Le Corbusier pero él siguió su estilo.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Categorías

Los más demandados

4.6/5

Te podría interesar...

¡Compártelo!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
0
    0
    Carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar a la tienda