Ventura Rodríguez

Ventura Rodríguez: Arquitectura, Biografía y Obras

Arquitecto español, nació en Ciempozuelos (Madrid) en 1717 y murió en Madrid el 26 de agosto de 1785. Es considerado máximo exponente de la arquitectura española del siglo XVIII.

Hijo de un humilde obrero de la construcción empleado en las obras del Real Sitio de Aranjuez, acompañó a su padre al trabajo, donde se dedicó al arte de construir edificios en muchas ocasiones.

Ventura Rodriguez Pronto mostró signos de poseer una habilidad innata para el dibujo, circunstancia que llamó la atención de Marchand y Brachelieu, dos arquitectos franceses responsables del proyecto en el que trabajó.

Ventura Rodríguez

Fue así como se adentró en la profesión de arquitecto, primero como dibujante y ayudante de dos artistas franceses, y más tarde como ayudante de otra destacada figura de la arquitectura, el italiano Filippo Juvara.

Juvarr murió sin ver el comienzo de las obras del Palacio Real, el cual quedó a cargo de su discípulo y sucesor, el italiano Giovanni Battista Sacchetti (1764).

Este, sorprendido por las dotes del joven Ventura Rodríguez, se incorporó a su equipo como dibujante; pero el artista de Ciempozuelos dominaba ya con tanta destreza el oficio que, en 1741, pasó a ocupar el cargo de segundo topógrafo de obras del Palacio Real.

Ventura Rodríguez fue desarrollando un estilo que lo convirtió en la mejor continuación de la estética barroca.

Sin embargo acabó practicando una arquitectura clasicista -lo que, en su momento, equivalía a «académica» -, más en la línea de la pureza y sencillez del estilo herreriano.

También te puede interesar: Los 50 mejores Arquitectos de España

Obras de Ventura Rodríguez

El rey Fernando V escogió a Ventura Rodríguez como el arquitecto de la construcción de la Capilla del Palacio Real de Madrid. Ganó entre famosos arquitectos, inclugo ante Sacchetti de quien era ayudante

Capilla Real de Madrid

Poco tiempo después se llevó a cabo una meritoria reforma en la Catedral de Cuenca, para luego pasar a remodelar dos bellas iglesias de Madrid: la de San Norberto y la de la encarnación

Así, a partir de 1760, algo al margen de cualquier proyecto de la Corte, Ventura Rodríguez se enfrentó a numerosos encargos privados, cada vez más influenciados por las ideas clasicistas francesas Jean-François Blondel (1705-1774)

Obras Privadas de Ventura Rodríguez

Después de dejar huellas de sus nuevas preferencias estilísticas en diferentes puntos de España (Barcelona, ​​La Granja, etc.), Ventura Rodríguez fue requerido para la mayoría de familias de corte linajudas, palacios o palacios remodelados.

Así, durante la década de los setenta la arquitectura palatina fue una constante en su obra, desarrollada en ocasiones en Madrid

En Madrid en calidad de Maestro Mayor del Ayuntamiento desde 1764, contribuyó significativamente con sus ponencias al planeamiento urbanístico)

Sus últimos años de existencia estuvieron marcados por la amargura que se había apoderado de él desde que perdió el favor de la Casa Real.

Además algunos de sus proyectos más ambiciosos se han visto frustrados o, lo que es peor, los llevó a cabo su gran rival Sabatini (como sucedió con la Puerta de Alcalá o la Basílica de San Francisco el grande, también completado por Sabatini en 1768).

Todos estos desórdenes llegaron a sumarse a la muerte de su esposa, ocurrida en 1776, que lo sumió en una profunda melancolía.

En el final de su carrera construyó la imponente fachada de la Catedral de Pamplona, ​​que concluyó en 1783.

Dos años después, se retiró a su domicilio madrileño , fue víctima de graves dolencias y, tras ser maltratado por los cirujanos de la época, perdió la vida

Fue enterrado en la Iglesia de San Sebastián, en el interior de una capilla destinada a albergar el restos mortales de los principales arquitectos que han trabajado en la villa y corte.

Otras Obras de Ventura Rodríguez

Iglesia Parroquial de San Marcos (Madrid). Construido entre 1749 y 1753, constituye un buen ejemplo del gusto barroquizantes que caracterizó la etapa inicial del arquitecto de Ciempozuelos.

Basílica del Pilar de Zaragoza, remodelada por Ventura Rodríguez en 1750.

Los arquitectos responsables debían cumplir tres requisitos: mantener cierta distancia de la pista del Ebro, dar alguna dirección a la basílica, y alinear todo el templo con el aspecto de la figura de la Virgen.

Su renovación y finalización de la célebre Basílica tienen contenidos religiosos que la rigen y, sobre todo, el pueblo zaragozano, que empezó a dar la gran popularidad que tendría en pleno disfrute en poco tiempo.

Transparente desde la Catedral de Cuenca

Se trata de un cristal de ventana que ilumina y decora el fondo del altar, construido a instancias del cabildo para rivalizar con el que Narciso Take (1696-1742) se fabricó en la Catedral de Toledo.

El mayor acierto de Ventura Rodríguez fue posicionar este transparente en un deambulatorio gótico, para hacerlo brillar con una iluminación posterior e indirecta que produce efectos lumínicos espectaculares.

Iglesia de San Norberto (Madrid), reconstruida por Ventura Rodríguez en 1754. Real Monasterio de la Encarnación (Madrid). Remodelación de 1755.

Reforma del Paseo del Prado (Madrid), encargo expreso de Carlos III.

Ventura Rodríguez construyó ocho fuentes para decorar ese paseo, algunas de las cuales aún son monumentos importantes de la capital española

Entre ellas destaca la consagrada a la diosa Cibeles (que fue trasladada en 1895 a la plaza que ahora lleva su nombre), dedicada a Neptuno; el Apolo o las cuatro estaciones; y la alcachofa, actualmente ubicada en el Parque del Retiro.

Iglesia de los filipinos agustinos en Valladolid (1760), que, a pesar de ser todavía circular, ya muestra bien el claro triunfo del neoclasicismo en su fachada.

Colegio de Cirugía de Barcelona (1761), actual sede de la Academia de Medicina, donde la estética neoclásica instruye sólo a la geometría la búsqueda sobria de la expresividad de las fachadas.

El Palacio de Arenas de San Pedro (1770), que marca el inicio de su etapa consagrada a la arquitectura palatina. El Palacio de Liria, sede de la Casa de Alba en Madrid (1770).

El Palacio de Altamira (1773-1775). Este ambicioso proyecto, concebido como la sede madrileña del Marqués de Altamira, quedó inconcluso

La razón es que pensaban que Ventura Rodríguez, en su desesperación por haberse alejado de la Corte, había diseñado una residencia que pretendía superar en grandeza y esplendor a el Palacio Real.

También tenemos: El Palacio de la realeza, El Palacio de Osuna, La Plaza Mayor de Ávila, El Hospital General de Madrid, La fachada de la Catedral de Toledo, Los baños de Caldas (1773).

El sanatorio de Trillo (1775).

La prisión de Brihuega.

El convento de los Agustinos de Valladolid.

El Palacio del Infante don Luis (1776) Fuente de Las Conchas, ubicada en el Palacio de Boadilla del Monte.

El proyecto de la Basílica de San Francisco la gran y fastuosa obra que no construyó Ventura Rodríguez, ya que su construcción final fue encomendada a Sabatini.

La fachada de la Catedral de Pamplona (1783). Es una de las últimas obras del arquitecto de Ciempozuelos y, una de las más representativas de toda su carrera.

La portada, completamente clásica, presenta la columnata y la característica de tantos otros frontones de fachada neoclásica.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Categorías

Los más demandados

4.6/5

Te podría interesar...

¡Compártelo!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
0
    0
    Carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar a la tienda